Las Neurociencias son hoy en día la base que gesta la acción de la educación. Incluso en la atención en los diferentes ámbitos que incluyen el mundo social y de la Salud. Ya es innegable el vínculo que existe entre la aplicación de la educación y el procesamiento de neuropsicológico de los seres humanos. Sería un error hablar de educación, pedagogía e inclusión si no se habla de Neurociencias. En un área más específica de la Neuropsicología tanto en su evolución y desarrollo como en su procesamiento global en cada etapa del ser humano.

La Neuropsicología es, por tanto, una ciencia en la que se vincula la Neurología y la Psicología siendo esta una disciplina de orden clínico. Estudia las estructuras cerebrales y su vinculación con la psiquis, procesos cognitivos, emocionales, comportamentales y alteraciones relacionadas.
Entonces, cuando hablamos de Neuropsicología indudablemente se establece una relación existente entre el sistema nervioso central y el procesamiento de las funciones mentales superiores que determinan el funcionamiento diverso de las múltiples formas de aprendizaje y comportamiento. Por tanto, la comprensión de las funciones que se encuentran determinadas por conexiones neurológicas estables para la aplicación del conocimiento, son la fuente de comprensión de las personas en su desarrollo, y esto constituye que los profesionales puedan construir y ejecutar metodologías pedagógicas y/o rehabilitatorias más ajustadas a la diversidad.

La Neuropsicología al mostrarnos un mundo basado en la diversidad de aprendizajes, busca que al conocer el procesamiento de las funciones mentales superiores vinculadas con el aprendizaje, como la atención, memoria, procesamiento lingüístico, abstracción, razonamiento, integración sensorial, velocidad del procesamiento de la información, comprensión, codificación y decodificación de símbolos escritos, cálculo, entre otras, se pueda establecer un abordaje técnico para cualquier población con una especial atención en personas que puedan tener otros niveles de funcionamiento o limitaciones, que demanden una atención diferenciada pero basada en los potenciales Neurocognitivos y en habilidades propias de cada sujeto.
Pensar en la Neuropsicología implica emplear modelos multisensoriales para lograr la recepción del conocimiento. También implica reconocer los diferentes sistemas neuropsicológicos de funcionamiento para lograr un aprendizaje adecuado y horizontal. Con la meta de optimizar el rendimiento, tener respuestas educativas adecuadas y diseñar planes individualizados.

Además, implica conocer y evaluar las funciones mentales de cada ser humano en su grupo etario. También permite establecer planes y programas basados en la necesidad y el potencial humano. Así como el respeto al tiempo en el que se establece el aprendizaje. La cátedra en tanto gesta oportunidades para las personas en el mundo educativo, deconstruir sistemas lineales basados en el docente y terapeutas determinando una visión más amplia y sistémica comandada por el desarrollo neuropsicológico de las personas buscando que ésta sea una prioridad del profesional / maestrante al momento de brindar atención a las personas que lo requieran en el ámbito educativo.

Es decir, que además establece un marco de referencia para una educación inclusiva estructurada y real. En especial, para aquellos que presentan trastornos en su neurodesarrollo, cognitivos, espectro del autismo, discapacidad intelectual, sensoriales, altas capacidades, entre otros.
Es así que los contenidos de esta catedra constituyen el conocimiento y análisis en primera instancia del valor conceptual e histórico de la Neuropsicología, las bases biológicas de los procesos mentales y su funcionamiento, Técnicas de evaluación y Diagnóstico de la Neuropsicología, los principios que definen la aplicabilidad de la ciencia en la psicopedagogía, así como su declive en Neuropsicología de la demencia.

El conocimiento de la Neuropsicología no solo es una base para la comprensión del ser humano. El aprendizaje, el comportamiento y su funcionamiento conllevan a una ejecución de actividades estructuradas basadas en términos científicos adaptados a la realidad neuropsicológica de las personas. Conocer el mundo desde la biología, desde el sujeto, desde cómo procesa y aprende. Ya que nadie está exento de receptar el entorno y reconocerlo hasta lograr aprendizajes aún si no se establece desde la voluntad. Por lo cual, se determinan formas de comprender desde otros puntos de referencia adecuados a la necesidad de cada individuo. Es ahí donde los profesionales de la pedagogía y la salud mental, deben vincular el aprendizaje con la neuropsicología para definir otras formas de adaptación a cada universo neuropsicológico y por tanto lograr el crecimiento y desarrollo que busca la educación, de forma integral, ética, basada en ciencia, derechos y diversidad.

Elaborado por: Msc. Vanessa Santín González.