El desarrollo de la criminalística y las ciencias forenses data de fines del siglo XVII amparados en el aforismo “todo contacto deja un rastro”, que ha sido catalogada como la regla de oro de la investigación técnico científica, que en gran medida depende del investigador y de la Policía desde el hallazgo de los rastros, su análisis, su interpretación para determinar en qué forma se cometió un delito y quién lo cometió.

La criminalística en un proceso judicial, se presenta como pilar fundamental para lograr una recta aplicación de la justicia, motivo por el cual, los métodos y técnicas empleados en la investigación y análisis de los elementos físicos, permiten establecer la existencia de un hecho, reconstruirlo, o bien, determinar la intervención de uno o varios sujetos en el mismo.

En el origen de las actividades de investigación de los delitos se utilizaron herramientas e instrumentos simples, es así que a fines del siglo XVII con la invención del microscopio se incrementó la participación de las personas de ciencia en el campo de la investigación criminal. El desarrollo del microscopio fue fundamental para el crecimiento de la Criminalística, especialmente en el análisis de los rastros que se dejan en la escena del delito.

Sin duda el “Libro Investigación Criminal” y el “Manual del Juez” escritos por Hans Gross (1891 – 1892), fueron los documentos que revolucionaron la investigación científica, pues tuvo un impacto importante en los países de habla alemana, y luego traducidos a varios idiomas. La obra el Manual del Juez, reunió los métodos de investigación policial, a quien Gross denominó criminalística, y las puso en un contexto para que la policía pudiera entenderlas, sirviendo de base sólida para que muchas personas se involucraran en este interesante campo de investigación técnico científica.

Actualmente, el Dr. Rafael Moreno Gonzales, sostiene que las modernas técnicas criminalísticas y forenses están basadas en logros científicos que son en su totalidad valiosos auxiliares del “método criminalístico”, através de la observación y experimentación se logra una verificación de los hechos, constituyéndose en un verdadero aporte en el proceso de investigación judicial.